Seguinos en:

Pacheco de Melo 1827 - piso 5º - Capital Federal

Tel: (011) 4806-1119

 

Laberinto

Sin darnos cuenta entramos en un laberinto personal en el que no encontramos salida.
El mismo laberinto se va transformando cada día en una jaula que poquito a poco nos va acostumbrando a su encierro.

Y lo peor es que nos vamos acomodando a ello y nos gusta, haciendo un estilo de vida donde nuestro hábitat es tan solo el aislamiento y las propias paredes que no nos dejan visualizar nada.

Estamos cómodos, pues el exterior nos abruma de tal manera que solamente nos sentimos contenidos y protegidos en esa jaula.
¿Pero qué nos pasa? La angustia, los miedos y la paralización total son protagonistas y nos comienzan a gobernar.

Nuestro cuerpo se va enfermando, la mente dispara y vamos perdiendo las ganas y el sentido de la vida.
Cuando ya eso empieza a notarse significa que entramos en un alerta total y si dejamos que ese alerta nos gane es muy difícil encontrar la llave que abra nuestra propia jaula. No porque no queramos, sino porque no podemos.
No tenemos fuerza, energía, ganas.

Darse cuenta a tiempo es fundamental para salvarse, para empezar a cuidarse, para honrar la vida, la propia vida que vale la pena vivirla.
Pedir ayuda es bueno, no solo por uno sino por el otro que se lo incluye y se lo hace sentir de alguna manera necesaria en nuestra vida.

Los caminos verdaderos son lentos puesto que es un duro trabajo lleno de desafíos, enfrentarse a diversas situaciones, algunas que podemos sostener otras que nos tienen que ayudar.
En ese mismo camino va a haber muchos momentos en que las fuerzas decaen, la mente nuevamente comienza a ganar batalla, podemos sentir frustración, y miles de cosas que constantemente se presenten que nos puedan cansar tanto que no podamos seguir adelante en la lucha justamente de sanarnos.

Pero uno siempre que tenga lucidez elige y decide, si quiere seguir en el laberinto sin salida o como sea buscar la salida que aunque esté muy escondida está, porque indudablemente de algún punto comenzó su construcción.
Un año tuve pegado en el escritorio los datos del Fobia Club, dirección y teléfono.

Nada sirvió mientras me era cómodo por decirlo así seguir en mi propia jaula.
Un día hice un clic, me vi tan mal, tan deteriorada, sin brillo, sin ganas, sin proyectos.

Aislada totalmente. Me fui alejando de todos los espejos porque no me gustaba lo que me reflejaban.
Reflejaban lo que realmente era.

¿Por dónde empezar, me preguntaba? Y empecé por lo más simple y difícil reconocer ante los otros que no estaba bien y pedir ayuda.
Un día 10 minutos antes que comience la charla de información, me levanté de la cama- Dije –se acabó y a partir de ese día decidí salir adelante.

Uno encuentra la salida cuando está preparado a recorrer el camino que no es fácil. Ese camino tiene que ser serio.

Por suerte había dejado pegado los datos del Fobia Club en el escritorio.
Hoy sigo, pero con muchas banderas de logros y con las ganas de seguir desafiándome, para clavar nuevas banderas.

volver

Fundación Fobia Club

Pacheco de Melo 1827 - piso 5º - Capital Federal - Tel: (011) 4806-1119

Palabras claves: pánico, miedo, fobia, ansiedad, trastornos de ansiedad, depresion, claustrofobia, aerofobia, estrés, obsesivo compulsivo, obsesión, fobia en los niños, crisis de angustia depresión

Powered by: www.360webfacil.com - Email Marketing www.360webnews.com