Seguinos en:

Pacheco de Melo 1827 - piso 5º - Capital Federal

Tel: (011) 4806-1119

 

Trastornos de aprendizaje y depresión

Hablando en nuestra entrega anterior de los prejuicios de la gente ante la consulta psiquiátrica habíamos mencionado la relación existente entre los niños con trastorno de aprendizaje y el problema de la DEPRESION.

Refiriéndonos a los problemas de aprendizaje, los más frecuentes pueden separarse entre tres grandes grupos.

a) el de los niños con escaso nivel intelectual o sea aquellos cuyo nivel de inteligencia es menor que el promedio estadístico esperado para su grupo o población.

b) los niños con problemas socio-emocionales o sea el grupo de niños que debido a un trastorno emocional, por dificultad de relación con sus padres, trastorno de personalidad,carencias afectivas, nivel socio-económico fuertemente carenciado etc,presentan también una dificultad de aprendizaje que puede superarse si se logra corregir el problema original sobre todo en etapas tempranas y

c) el grupo de los trastornos de la lectoescritura, que a su vez podremos dividir en dos subgrupos:

1) los niños con inmadurez neurológica o madurez tardía, que tardan más tiempo que el promedio en desarrollar funciones o destrezas determinadas pero que si se espera y son adecuadamente estimulados corrigen posteriormente el problema.

2) el problema de los niños disléxicos, que como anticipáramos, se trata de niños con problemas en el reconocimiento de los símbolos gráficos, leídos o escritos y que generalmente presentan en forma asociada,problemas de inmadurez cerebral,trastorno de la división interhemisférica cerebral de las funciones,trastornos motrices como torpeza para los movimientos finos y problemas de personalidad sobre todo en la esfera del estado de ánimo.

A éste último grupo nos referiremos en particular.

Como dijimos, se trata de niños con una característica dificultad para la lectura con un nivel de inteligencia ABSOLUTAMENTE NORMAL EN OTRAS AREAS, marcada dificultad para la escritura,con letra deformada plena de errores ortográficos,cambios de letras inversiones en espejo confusiones de forma o sonido entre una y otra letra que a veces transforman la escritura en una jerga ininteligible.
Estos niños, frecuentemente presentan ritmos lentos al electroencefalograma, dificultades de la coordinación visomotriz que se manifiestan en sus test o en torpeza en la realización de complejos movimientos como abrocharse o naturalmente escribir.

Si bien son muchas las causas que pueden dar origen al trastorno, como enfermedades del desarrollo u hormonales, trastornos lesionales cerebrales etc, sin embargo en la mayoría de los casos no aparecen causas francamente determinantes motivo por el cual se denominó al problema durante mucho tiempo como DISFUNCION CEREBRAL MINIMA.

Lo que nos interesa remarcar aquí, es que la mayoría de éstos niños presentan un CUADRO DEPRESIVO ASOCIADO, frecuentemente BIPOLAR y a veces asociado a hipotiroidismo.
Claro que es muy difícil determinar, como en el problema del huevo y la gallina, si el cuadro depresivo es primario o bien se desarrolla secundariamente ante las enormes dificultades del niño para progresar en la escuela.

Piensen Uds. en un niño de INTELIGENCIA NORMAL O A VECES SUPERIOR, que se encuentra imposibilitado de competir con sus compañeros en el área de la lecto-escritura, que será acusado por sus padres de vagancia, de no poner voluntad, de no querer estudiar cuando no incomprendido por sus propios maestros que califican toda su actividad a través de la lecto-escritura sin darse cuenta que el niño puede aprender y desarrollarse perfectamente en otras áreas excepto en lo referente a la lectura.

La historia abunda en ejemplos, jóvenes que llegaron a doctorarse en la universidad sin saber leer ni escribir, a través del sacrificio de sus madres que les leían permanentemente, genios que fueron expulsados de la escuela primaria por su pésima letra y su inhabilidad para leer y que posteriormente asombraron por su capacidad, niños expulsados de escuelas primarias que dirigen centros importantísimos de computación. Pero la mayoría lamentablemente no entra en la historia.


Sólo sus madres, que se dan cuenta de la inteligencia de sus hijos,saben lo que éstos sufren ante el problema, de las fobias que desarrollan,por lo que muchos de ellos terminan con una DEPRESION SECUNDARIA CRONICA la cuya es realmente difícil revertir.

Sin embargo, en otros casos, la DEPRESION es previa o concurrente con la dislexia, pero aunque ésta depresión sea tratada y curada, mejoraran los síntomas del estado de ánimo y la actitud del niño, pero no el problema disléxico que lo único que necesita es COMPRENSION y por supuesto un tratamiento reeducativo especializado.

Si bien, la comprensión del problema por la parte docente ha mejorado muchísimo ,aún queda mucho por recorrer,sobre todo hacer comprender al docente que es necesario estimular el aprendizaje de éstos niños por otros medios, desarrollando su capacidad innata y generalmente excelente para otras tareas que no tengan que ver con la lecto-escritura y evitando la calificación de sus tareas por la calidad de su letra o la fluidez de su lectura.

Pero creo que un ejemplo, aunque algo antiguo, demostrará mas gráficamente el problema de la incomprensión docente.

Recuerdo hace algunos años, a una madre desesperada ante la inminencia de los exámenes de fin de año a que someterían a su hijo, dado su mal rendimiento durante el período escolar ej el área de lecto-escritura.

El niño, astuto e inteligente tenía un problema disléxico realmente grave, su escritura era inentendible y la madre sabía que a pesar de las certificaciones, notas y aclaraciones que habíamos efectuado varias veces a distintos niveles, el niño al ser examinado en forma escrita perdería el grado otra vez.

Se me ocurrió entonces una idea salvadora. Le hablé al médico del pueblo del niño y le pedí, explicando el problema, que le enyesara el brazo derecho. Llegó el día del examen y ante la circunstancia, la maestra, lamentando el "esguince" sufrido por el "pobre chico" no tuvo mas remedio que examinarlo en forma oral resultando el examen aprobado brillantemente.
Si Ud amigo lector, se detiene un momento en pensar en todo lo que este ejemplo verídico significa creo que las palabras estarán de más.

Dr. Oscar R. Carrión

volver

Fundación Fobia Club

Pacheco de Melo 1827 - piso 5º - Capital Federal - Tel: (011) 4806-1119

Palabras claves: pánico, miedo, fobia, ansiedad, trastornos de ansiedad, depresion, claustrofobia, aerofobia, estrés, obsesivo compulsivo, obsesión, fobia en los niños, crisis de angustia depresión

Powered by: www.360webfacil.com - Email Marketing www.360webnews.com